Lactancia y alcohol… Si das lactancia materna es posible que te lo hayas preguntado. ¿Puedo tomarme una copa de vino o una cervecita mientras doy pecho?

La respuesta no es un sí ni un no rotundo, hay matices.

En realidad el consumo de alcohol en la población general ya está de por sí desaconsejado. Lejos queda ya ese argumentario de médico de la vieja escuela que todavía dice que «tomarse una copita de vino al día es saludable». Hoy en día tenemos suficientes estudios en la mano para decir que los supuestos beneficios que se le atribuyen a alguna sustancias antioxidantes que puede contener el vino, no superan los perjuicios provocados por el alcohol.

Por lo tanto ahí tenemos el primer argumento en contra de beber alcohol, también durante la lactancia.

Pero seguramente si das el pecho lo que te preocupa es que el alcohol pase a la leche. Pues en eso sí que puedo deciros que SÍ, el alcohol pasa a la leche materna, alcanza la misma concentración que en la sangre, y tarda bastante en desaparecer de ella.

Antes de seguir con el post, te aconsejo que añadas esta página web a tu sección de «Favoritos»: e-lactancia.org. Es la página web por excelencia para consultar si la lactancia es compatible con cualquier sustancia, medicamento, infusión, tratamiento, etcétera. Siendo claros, es la página de referencia para nosotros, los profesionales. Os podéis fiar al 100%

Cuando buscamos «alcohol» en e-lactancia, nos aparece lo siguiente:

Ups, parece que beber dando pecho no es recomendable

Consecuencias del alcohol en el bebé

El alcohol se absorbe rápidamente por el sistema digestivo y pasa a la sangre, y de ahí a la leche materna. Si el bebé toma pecho, puede sufrir algún efecto derivado del consumo indirecto de alcohol

Los más habituales son: somnolencia, letargo, irritabilidad, y en algunos casos de consumo excesivo, incluso puede llegar a provocarle un estado de coma al bebé.

De manera indirecta, también sabemos que el alcohol puede alterar el estado de sueño de los padres, así que la Asociación Española de Pediatría (AEPED) también desaconseja dormir con el bebé en la misma cama si se ha consumido alcohol.

Los medicamentos…

No sólo las bebidas que conocemos como alcohólicas tienen alcohol. También hay algunos medicamentos que llevan alcohol entre sus ingredientes, o incluso productos para la piel.

En el caso de los medicamentos, hay que tener cuidado y leer bien la lista de ingredientes, y en caso de que contengan alcohol, tomar las mismas medidas que con una bebida alcohólica (lo veréis más abajo). Suelen encontarse sobre todo en algunos jarabes.

En el caso de cremas o lociones con alcohol, en principio no son peligrosas porque el alcohol se evapora casi enseguida y a la piel no le da tiempo de absorberlo.

¿Y la cerveza? ¿Aumenta la producción de leche?

Aquí rompemos otro famoso y peligroso mito de la sabiduría popular: NO, la cerveza no aumenta la producción de leche. De hecho, no hay ningún alimento que haya demostrado que aumente ni que disminuya la producción de leche (Mennella 1993-2001, Comité Lactancia Materna AEP 2012)

Es más, el alcohol en general hace que disminuya la prolactina y la oxitocina, dos hormonas imprescindibles para la producción y la salida de la leche. Así que es más bien al revés, el consumo de cerveza (o de cualquier tipo de bebida alcohólica), puede disminuir la producción de leche hasta en un 25% (¡ahí es nada!)

En cuanto a la cerveza sin alcohol (la 0,0%), sí que parece contener algunos antioxidantes que pueden ser beneficiosos al no contener alcohol (No perdamos de vista que la mejor manera de consumir antioxidantes es una dieta rica en frutas y verduras), aunque tampoco afectan a la cantidad de leche. Este tipo de cerveza sí que sería segura para la lactancia.

Entonces, ¿ni una copita?

Nuestro mensaje como profesionales sanitarios siempre es el de intentar evitar el consumo de alcohol en general, no sólo en las madres que dan el pecho. Pero vivimos en el mundo real y sabemos que de hecho en España se consumen muchas bebidas alcohólicas, así que nuestro papel muchas veces es el de disminuir los riesgos: en este caso, se trata de esperar un tiempo prudencial después de consumir alcohol para darle tiempo a que desaparezca de la leche.

Existe una tabla que mide el tiempo que tarda en desaparecer el alcohol de la leche materna según la cantidad que se consume y el peso de la madre. Cuanto menos pesa la madre, más tarda el alcohol en eliminarse. Os la pongo por aquí para que la podáis consultar:

Tabla que relaciona el consumo de alcohol con el peso de la mujer y tiempo necesario para que se elimine de la leche

En una mujer que pese unos 60kg, una sola copa de alcohol puede tardar más de 2 horas y 20 minutos en eliminarse, y dos copas casi 5 horas. Parece un montón, ¿verdad?

Lo ideal sería ofrecerle el pecho al bebé justo antes de consumir alcohol, e intentar evitar ofrecérselo de nuevo hasta que no haya pasado el tiempo necesario. Una vez pasado ese tiempo, puedes darle pecho sin problema, ya que el alcohol ha desaparecido por completo: no es necesario desechar esa leche.

[jetpack_subscription_form show_only_email_and_button=»true» custom_background_button_color=»undefined» custom_text_button_color=»undefined» submit_button_text=»Suscríbete al blog» submit_button_classes=»wp-block-button__link has-text-color has-background» show_subscribers_total=»false» ]
Beber alcohol dando el pecho: ¿es seguro?

También te puede interesar

Un comentario sobre «Beber alcohol dando el pecho: ¿es seguro?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *