Día mundial de la endometriosis

Ayer, 14 de marzo, se celebró el Día mundial de la endometriosis.

La endometriosis es una condición que consiste en el crecimiento del endometrio (que normalmente crece dentro del útero), en otro lugar fuera del útero.

En condiciones normales, el endometrio es un tejido que crece gracias a las hormonas del ciclo. Son células que revisten el interior del útero, y se preparan para albergar un posible embarazo. Si el embarazo no se produce en ese ciclo, este tejido se desprende y dale hacia el exterior acompañado de sangre. Tachán, esa es tu menstruación!

Si tenemos endometriosis, ese tejido también crece durante el ciclo, y se desprende durante la menstruación. El problema es que lo hace en un sitio diferente: en la pelvis, en el intestino, en los ovarios…

El síntoma principal de la endometriosis es el dolor pélvico. También puede aparecer dolor durante o después de las relaciones sexuales, dolor al defecar o al orinar, y menstruación en cantidad más abundante de lo habitual.

Otro problema que se asocia a la endometriosis es la infertilidad. De hecho, muchas veces el diagnóstico de endometriosis se hace durante el estudio que se realiza para averiguar el motivo por el cual una pareja no consigue un embarazo.

Por desgracia es un problema que a veces se minimiza o se ignora, y está infradiagnosticado. Y como decía, en la mayoría de ocasiones el diagnóstico es casual (se descubre mientras se hacen pruebas para otras enfermedades, o cuando se realiza una intervención quirúrgica por otro motivo y se visualizan los endometriomas directamente)

Pero por otro lado, una vez establecido el diagnóstico existen varias alternativas. El tratamiento suele consistir en anticonceptivos hormonales, que controlan el crecimiento de esas células endometriales y disminuyen las molestias y el sangrado. En algunos casos, se puede incluso considerar la cirugía.

Si tienes dudas sobre este tema, no dudes en consultar a tu matrona!