Los primeros síntomas de embarazo

No es fácil enumerar cuáles son los primeros síntomas del embarazo, porque lo cierto es que cada mujer lo siente de una manera diferente. Pero sabemos que hay algunos que se repiten con más frecuencia que otros, y es lo que os vengo a contar en el post de hoy.

Puedes saber que estás embarazada observando diferentes signos. Los únicos fiables son las pruebas diagnósticas que seguramente ya conocéis: el test de embarazo en orina (la que puedes comprar en la farmacia es suficiente), o una ecografía donde visualicemos directamente al feto. Aunque ojo, por ecografía no se ve desde el minuto 1, porque es demasiado pequeño.

Después existen infinidad de cosas que podemos sentir desde las primeras semanas de embarazo, algunas mujeres más que otras:

Las náuseas y los vómitos

Sobre todo matutinos. Parece que están provocados por el efecto de las hormonas del embarazo (en especial la beta-HCG), las digestiones más lentas y también por la tendencia a tener niveles bajos de azúcar en sangre.

Se les puede poner remedio intentando comer más a menudo (comer algo alivia las náuseas), tomando infusiones o capsulas de jengibre, e intentando no beber demasiado líquido. Tener algo para picar en la mesita de noche para comer algo justo antes de levantarte, es una buena idea para paliar los vómitos a primera hora de la mañana. No suelen durar más allá de los tres primeros meses, pero alguna mujer continúa teniéndolos durante todo el embarazo.

Os dejo por aquí algunos enlaces de preparados de jengibre especialmente pensados para el embarazo, por si os animáis a probarlos, aunque también podéis utilizar el jengibre de manera natural si os gusta el sabor:

Si queréis saber más sobre las náuseas y los vómitos en el embarazo, aquí tenéis un vídeo

Sensibilidad a los olores y a los sabores fuertes

Va un poco relacionado con lo anterior, pero parece ser que la mujer durante el embarazo tiene un olfato especialmente sensible, y algunos olores pueden resultar mucho más desagradables de lo habitual (perfumes, comida, etcétera). También hay algunas mujeres que sienten rechazo hacia algún alimento que antes comían normalmente, o deseo de comer algo que no era habitual en ellas.

Orinar muy a menudo

Pero muy muy a menudo. Y esta es una de las cosas que se nota antes. Se produce porque aumenta la cantidad de sangre que se filtra a través de los riñones y hace que se genere más orina.

Sensibilidad en los pechos

A veces es incluso doloroso. Desde el principio del embarazo las mamas pueden estar inflamadas y endurecidas. Este es uno de esos síntomas que se puede confundir con los días antes de la menstruación, y es culpa de una hormona llamada progesterona.

Tensión baja

El ajuste en la distribución de la sangre que se produce por el embarazo, hace que tengamos tendencia a tener bajadas de tensión. Es fácil marearse en lugares donde haga mucha calor o haya mucha gente, o al levantarse demasiado rápido de la silla o de la cama.

Cansancio

El cambio hormonal repentino, la tendencia a tener el azúcar y la tensión bajas, los cambios en el sueño… Suelen hacer que en general te encuentres muy cansada los primeros meses de embarazo. Es normal tener mucho sueño estando embarazada, incluso de día, aunque algunas mujeres también experimentan insomnio. Habitualmente en el segundo trimestre se recupera la energía habitual y disminuye ese cansancio.

Cambios en el humor

No siempre ocurre en la misma medida, pero una gran mayoría de mujeres reconocen sentirse más sensibles o irritables en el embarazo, y casi siempre desde las primeras semanas.

Es una época en la que se avecinan muchos cambios y reajustes en nuestra vida, y eso puede afectar a nuestro estado de ánimo.

Aumento del flujo vaginal

No siempre se aprecia desde el primer trimestre, pero en algún momento es posible que notes que produces más flujo de lo habitual. Entre otras cosas, parece que tiene la misión de protegerte ante posibles infecciones vaginales.

Cambios en el color de la piel

Esto ocurre con el embarazo más avanzado, pero puedes notar cómo algunas partes del cuerpo se vuelven más oscuras que antes. Esto es porque el embarazo activa los melanocitos que hay en nuestra piel, que captan la luz y le dan ese color más oscuro: en las ingles, los genitales, las axilas, la zona del labio superior… También pueden aparecer más manchas, sobre todo en la cara.

¡Puedes encontrar más información sobre el embarazo en mi canal de YouTube!

[jetpack_subscription_form show_only_email_and_button=»true» custom_background_button_color=»undefined» custom_text_button_color=»undefined» submit_button_text=»Suscríbete al blog» submit_button_classes=»wp-block-button__link has-text-color has-background» show_subscribers_total=»false» ]