El Estreptococo del Grupo B, más conocido como SGB.

Seguramente si estás embarazada (especialmente si te falta poco para parir), te suena este nombre.

Este bicho tan famoso, tiene atemorizados a ginecólogos, pediatras, matronas… Desde hace muchos años. ¿La razón? Pues que hasta hace relativamente poco, creíamos que esta bacteria era la responsable de la mayoría de infecciones graves en los bebés recién nacidos.

Pero, ¿qué hace este bicho en concreto?

Su nombre y apellidos son: Streptococcus Agalactiae, Estreptococo del grupo B o SGB para los amigos. Se suele encontrar formando parte de la flora habitual de nuestro intestino. Es decir, está ahí pero no nos produce ningún problema. En ocasiones, la bacteria en cuestión se traslada del intestino hacia la vagina, colonizándola pero sin producirnos ningún síntoma.

Hasta ahí ningún problema. La cuestión es que se cree que cuando el bebé pasa por el canal de parto, o cuando se rompe la bolsa de las aguas, podría infectarse por el estreptococo si anda por ahí.

Lo que se hace habitualmente en España

Para ver si esa bacteria está colonizando nuestra vagina, se hace un cultivo durante el embarazo. Se hace recogiendo una muestra vaginal y anal con un bastoncillo de algodón. Es una prueba un poco desagradable, pero por suerte es sólo un segundo. La muestra se suele recoger en semana 36-37, y según el lugar donde vivas te la recogerá la matrona o el ginecólogo. Así que si tienes cita alrededor de esas semanas, no descartes que te vayan a recoger el cultivo.

Se ha visto que aproximadamente entre el 10-40% de las embarazadas tiene esta bacteria viviendo en su tracto genital o anal.

En la mayoría de hospitales en España (por no decir todos), si te encuentran el estreptococo durante el tercer trimestre, te pondrán antibiótico cuando te pongas de parto o si rompes aguas. Esto se hace para intentar matar al bichito y evitar que el bebé coja una infección.

¿Es lo correcto?

Pero revisemos un poquito este tema, porque hace muchos años que estamos haciendo cultivos y dando antibióticos y va siendo hora de que comprobemos si lo estamos haciendo bien.

Si buscas un poco por internet, encontrarás mogollón de artículos y de páginas web donde se dice que el estreptococo es la principal causa de infecciones en los bebés y que es una bacteria muy peligrosa, y por eso recomiendan que se siga haciendo esta prueba en el embarazo.

Pero, ¿qué hay de cierto? Lo que dice la evidencia científica…

El tema es polémico, y hay estudios con resultados contrarios. Por un lado, algunas bases de datos que han hecho revisiones amplias del tema (UpToDate) dicen que se tiene que seguir haciendo esta prueba y que hay que dar antibiótico si es positiva, porque se ha demostrado que reduce el número de bebés con infecciones.

Otras instituciones (Cochrane Library, RCOG), hicieron una revisión seria sobre el tema y concluyeron que la mayoría de infecciones neonatales no son causadas por el SGB, sino que hay otras muchas más bacterias que encima van en aumento, y que no está justificado el cribado universal en mujeres sin factores de riesgo. Traducido al castellano, quiere decir que no recomiendan que se haga el cultivo a todo el mundo

En algunos países del norte de Europa ya no se hace esta prueba, y sólo se da tratamiento si hay algun factor de riesgo (bebés prematuros, rotura de bolsa de las aguas durante muchas horas, fiebre durante el parto…). Y es que hoy en día, el uso de antibióticos está muy cuestionado por el aumento de bacterias resistentes (hay estudios que demuestran que se aumenta el riesgo de padecer una mastitis si se usan antibióticos durante el parto)

Además, parece que hay otras alternativas. Por lo que se ve, están intentando desarrollar una vacuna para prevenir esta infección. El centro de control de enfermedades hizo una amplia revisión sobre este tema.

En conclusión

Para variar, España está a la cola de Europa en este tema, así que en la mayoría de lugares de nuestro país se sigue haciendo el cultivo y dando antibiótico.

Habiendo tantos estudios sobre el tema (y cada vez más), tal vez nos tengamos que plantear lo que estamos haciendo, y dejar de hacer una intervención innecesaria, que encima parece que no es inocua por el uso indiscrimnado de antibióticos.

Además, aunque pongamos antibiótico por litros, parece que no nos libramos del todo de las infecciones tardías (aquellas que aparecen después de la semana de vida) y además nos estamos obcecando con el estreptococo y al parecer hay otras muchas más bacterias que pueden darnos problemas.

[jetpack_subscription_form show_only_email_and_button=»true» custom_background_button_color=»undefined» custom_text_button_color=»undefined» submit_button_text=»Suscríbete al blog» submit_button_classes=»wp-block-button__link has-text-color has-background» show_subscribers_total=»false» ]

Los primeros síntomas de embarazo

No es fácil enumerar cuáles son los primeros síntomas del embarazo, porque lo cierto es que cada mujer lo siente de una manera diferente. Pero sabemos que hay algunos que se repiten con más frecuencia que otros, y es lo que os vengo a contar en el post de hoy.

Puedes saber que estás embarazada observando diferentes signos. Los únicos fiables son las pruebas diagnósticas que seguramente ya conocéis: el test de embarazo en orina (la que puedes comprar en la farmacia es suficiente), o una ecografía donde visualicemos directamente al feto. Aunque ojo, por ecografía no se ve desde el minuto 1, porque es demasiado pequeño.

Después existen infinidad de cosas que podemos sentir desde las primeras semanas de embarazo, algunas mujeres más que otras:

Las náuseas y los vómitos

Sobre todo matutinos. Parece que están provocados por el efecto de las hormonas del embarazo (en especial la beta-HCG), las digestiones más lentas y también por la tendencia a tener niveles bajos de azúcar en sangre.

Se les puede poner remedio intentando comer más a menudo (comer algo alivia las náuseas), tomando infusiones o capsulas de jengibre, e intentando no beber demasiado líquido. Tener algo para picar en la mesita de noche para comer algo justo antes de levantarte, es una buena idea para paliar los vómitos a primera hora de la mañana. No suelen durar más allá de los tres primeros meses, pero alguna mujer continúa teniéndolos durante todo el embarazo.

Os dejo por aquí algunos enlaces de preparados de jengibre especialmente pensados para el embarazo, por si os animáis a probarlos, aunque también podéis utilizar el jengibre de manera natural si os gusta el sabor:

Si queréis saber más sobre las náuseas y los vómitos en el embarazo, aquí tenéis un vídeo

Sensibilidad a los olores y a los sabores fuertes

Va un poco relacionado con lo anterior, pero parece ser que la mujer durante el embarazo tiene un olfato especialmente sensible, y algunos olores pueden resultar mucho más desagradables de lo habitual (perfumes, comida, etcétera). También hay algunas mujeres que sienten rechazo hacia algún alimento que antes comían normalmente, o deseo de comer algo que no era habitual en ellas.

Orinar muy a menudo

Pero muy muy a menudo. Y esta es una de las cosas que se nota antes. Se produce porque aumenta la cantidad de sangre que se filtra a través de los riñones y hace que se genere más orina.

Sensibilidad en los pechos

A veces es incluso doloroso. Desde el principio del embarazo las mamas pueden estar inflamadas y endurecidas. Este es uno de esos síntomas que se puede confundir con los días antes de la menstruación, y es culpa de una hormona llamada progesterona.

Tensión baja

El ajuste en la distribución de la sangre que se produce por el embarazo, hace que tengamos tendencia a tener bajadas de tensión. Es fácil marearse en lugares donde haga mucha calor o haya mucha gente, o al levantarse demasiado rápido de la silla o de la cama.

Cansancio

El cambio hormonal repentino, la tendencia a tener el azúcar y la tensión bajas, los cambios en el sueño… Suelen hacer que en general te encuentres muy cansada los primeros meses de embarazo. Es normal tener mucho sueño estando embarazada, incluso de día, aunque algunas mujeres también experimentan insomnio. Habitualmente en el segundo trimestre se recupera la energía habitual y disminuye ese cansancio.

Cambios en el humor

No siempre ocurre en la misma medida, pero una gran mayoría de mujeres reconocen sentirse más sensibles o irritables en el embarazo, y casi siempre desde las primeras semanas.

Es una época en la que se avecinan muchos cambios y reajustes en nuestra vida, y eso puede afectar a nuestro estado de ánimo.

Aumento del flujo vaginal

No siempre se aprecia desde el primer trimestre, pero en algún momento es posible que notes que produces más flujo de lo habitual. Entre otras cosas, parece que tiene la misión de protegerte ante posibles infecciones vaginales.

Cambios en el color de la piel

Esto ocurre con el embarazo más avanzado, pero puedes notar cómo algunas partes del cuerpo se vuelven más oscuras que antes. Esto es porque el embarazo activa los melanocitos que hay en nuestra piel, que captan la luz y le dan ese color más oscuro: en las ingles, los genitales, las axilas, la zona del labio superior… También pueden aparecer más manchas, sobre todo en la cara.

¡Puedes encontrar más información sobre el embarazo en mi canal de YouTube!

[jetpack_subscription_form show_only_email_and_button=»true» custom_background_button_color=»undefined» custom_text_button_color=»undefined» submit_button_text=»Suscríbete al blog» submit_button_classes=»wp-block-button__link has-text-color has-background» show_subscribers_total=»false» ]