portabebes

Elegir un tipo de portabebés entre todos los que existen no es fácil…

Si te has decidido a probar el porteo con tu bebé, ¡enhorabuena! Seguro que os hará la vida más fácil en muchos sentidos.

Ya sabes que portear a tu bebé puede tener muchos beneficios. Para tu bebé, el hecho de sentir que está en el mejor sitio del mundo (contigo), hace que esté más calmado, que se sienta seguro, que duerma mejor… Y a ti te resultará práctico porque puedes satisfacer la necesidad de contacto de tu bebé mientras tienes las manos libres, además de poder prescindir del carrito en algunas situaciones; como por ejemplo a la hora de ir a hacer la compra, ir a la consulta del pediatra, o de ir a dar un paseo con un trayecto corto.

El porteo en muchas ocasiones es una buena solución para usar incluso en casa, para esos bebés que necesitan mucho contacto físico y no toleran estar en otro sitio que no sea en brazos de sus padres.

Recuerda siempre que, sea cual sea el que elijas entre todos los tipos de portabebés que hay, para un correcto y ergonómico porteo, el bebé debe ir mirando hacia ti (nunca mirando hacia fuera), con las piernas flexionadas y no colgando por fuera de la mochila, con la cadera en forma de “M” y la espalda en forma de “C”, y debe ir a una altura en la cual tú alcances a darle un beso en la cabeza.

porteo ergonomico

Una vez tienes claro que quieres darle una oportunidad al porteo, tan sólo te queda elegir qué tipo de portabebés vas a utilizar.

Los aspectos clave a la hora de elegir un portabebés, diría que son los siguientes: la edad y peso del bebé, la posibilidad de adaptarse a diferentes edades o que sea evolutivo, y fijarse en que sea ergonómico. Evita portabebés que estén pensados para llevar al bebé mirando hacia adelante y con las piernas colgando, ya que en esta posición el peso del bebé recae sobre sus ingles y genitales, y puede ser perjudicial para el desarrollo de sus caderas.

Portabebés tipo fular

Es tal vez el tipo de portabebés más versátil y que permite cargar a nuestro bebé de diferentes maneras, en diferentes posiciones. También es un tipo de porteo que se adapta al crecimiento del bebé, y da mucho juego precisamente por eso.

De todas formas suele ser el tipo de porteo que más resistencias o más dudas genera a las mamás que no lo han probado, porque lo ven difícil de colocar.

Es cierto que de primeras puede parecer complicado el colocar la tela y hacer los nudos correctamente. Pero una vez le pillas el truco, es súper sencillo y cómodo, y ocupa mucho menos sitio que las mochilas tradicionales.

De hecho, es un tipo de porteo que me parece muy adecuado para los primeros meses de vida, precisamente al poder adaptarse perfectamente al bebé según cómo colocas lo nudos. Aunque por supuesto, se puede alargar hasta muchos meses más

Dependiendo del modelo que elijas, los portabebés tipo fular pueden soportar el peso de un bebé desde 3 hasta 10kg aproximadamente.

Puedes encontrar portabebés hechos con telas diferentes: los hay de algodón muy transpirables, algunos más abrigados para el invierno, e incluso se fabrican portabebés con telas que están pensadas para sumergirse en el agua.

También existen variantes de los portabebés tipo fular, que disponen de unas anillas que hacen más fácil su colocación.

Aquí os pongo algunos botones con enlaces para que podáis comparar distintos portabebés de tipo fular.

Ventajas

Desventajas

  • El fular es ergonómico
  • Es evolutivo, se adapta al bebé
  • No pesa mucho, ocupa poco espacio y más transpirable
  • Puede ser más adecuado para recién nacidos
  • Puede ser de diferentes tipos de telas, adaptándose a distintas épocas del año
  • Requiere algo de aprendizaje para ponerlo
  • Se puede usar durante menos tiempo porque soporta menos peso (máximo 12kg aprox)

Portabebés tipo mochila

Si te has decidido a probar el porteo pero tu bebé ya es algo más mayor (se mantiene sentado, tiene más de 6 meses, pesa 7-8kg), el porteo con mochila es una buena elección. Aunque también hay mochilas que ofrecen la opción para usarse desde recién nacido.

Son una opción cómoda (para el bebé y sus papás) y que también puede llegar a ser muy versátil, gracias a que la mayoría de mochilas suelen tener bastantes tiras ajustables o reductores para adaptarse al bebé durante su crecimiento.

Son fáciles de usar al no tener que anudarlas cada vez que pones al bebé dentro, y no requieren de mucho aprendizaje. Además, pueden ser prácticas si el bebé pide bajar y subir de nuestros brazos constantemente.

Las hay de muchos tipos. Desde mochilas ligeras más tipo “tela”, como la Boba 4GS, a mochilas que se parecen más a una mochila tradicional, como la famosa Ergobaby. Algunas dan la opción de portear en el pecho o en la espalda. Otras disponen también de una capucha o de sujeción para la cabeza cuando el bebé todavía no es capaz de sostener su cuello.

Soportan gran variedad de pesos. Las hay que se pueden usar desde recién nacido, y hay otras que al carecer de reductores o de tiras para ajustar se tienen que usar desde que el bebé es un poco más mayor.

Os dejo aquí abajo algunos enlaces a mochilas portabebé que os recomiendo para que les podáis echar un vistazo.

Ventajas

Desventajas

  • Es fácil de poner y quitar
  • No requiere de aprendizaje
  • Se adapta al bebé si dispone de reductores y tiras ajustables
  • Hay una gran variedad de tejidos y tamaños
  • Se puede usar hasta que el bebé es más mayor (3 años aprox)
  • Más cómoda para el porteador
  • Puede no adaptarse correctamente a un recién nacido
  • Ocupa más espacio

Portabebés tipo bandolera

Se podría clasificar dentro de los portabebés tipo fular, porque la tela es prácticamente la misma.

Se trata de una tela que por lo general se anuda con una anilla, que se coloca en diagonal como si fuera una bandolera. Al llevar un solo punto de ajuste es más fácil de colocar que el fular normal.

Es muy útil con recién nacidos al poder ajustarse, pero también nos sirve con bebés más mayores al ser fácil de quitar y poner. También es ideal para épocas calurosas porque es transpirable, y práctico si das el pecho porque casi no tienes que modificar la posición del bebé para darle de mamar.

Portabebés tipo “mei tai”

Es una mezcla entre fular y mochila. En realidad es una tela con tiras que se anudan a la cintura y pasan por los hombros como si fueran las asas de una mochila.

Se puede usar tanto hacia el pecho como hacia la espalda, y al ser una mezcla entre un fular y una mochila, combina las cosas buenas de los dos: es ligero y transpirable, es evolutivo y es fácil de usar.

Si eres hábil con la costura, existen en internet patrones e instrucciones para fabricar tu propio “mei tai” en casa.

Accesorios y otros

Camisetas portabebé

Si crees que lo de portear es complicado con tantos nudos y tiras, las camisetas portabebé son la opción ideal para ti. Son camisetas con un refuerzo especial para meter al bebé dentro, y listo.

Sirven durante un periodo corto de tiempo porque la tela de la camiseta no resiste tanto peso. Pero pueden ser muy útiles con bebés recién nacidos.

La puedes encontrar en tiendas españolas como Amarsupiel, o en grandes cadenas como Kiabi. Se fabrican tanto para hombre como para mujer.

Abrigo para portabebés

Ya que la mayoría de telas de portabebés son transpirables para que el bebé no pase demasiado calor al estar pegado a nuestro cuerpo, en invierno es posible que esa tela no abrigue lo suficiente y nuestro bebé pase frío.

Por eso hoy en día tenemos la posibilidad de usar un abrigo que cubra el portabebés, y así nuestro pequeño irá calentito junto a nosotros.

fuente: www.elultimokoala.com
Tipos de portabebés

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *